viernes, 3 de septiembre de 2010

Escalera




Hay un recuerdo pendiente de cumplirse
Una canción que nunca se escucho
Hay un reducto donde se depositan las palabras
Que no se pueden decir.

Hay colores en la alfombra
Y miles de ideas vanas,
Hay un control en mi mente
Que me impide regresar.

Hay un Dios atado
Y una valija por cerrar,
Hay una incertidumbre viva
Que me permite sonreír.

Hay un espejo roto
Y un libro sin leer,
Hay un amor ilógico
Y una ligera percepción de felicidad.

Hay palabras sueltas
Y hechos censurados,
Hay una voz cansada
Y líneas sobresaltadas.

Discontinua.
Desordenada.
Imperfecta.

Subamos las escaleras
Y pensemos un poco.

1 comentario:

J.Carlos dijo...

Siempre he dicho que tus textos llegan profundamente al interior del lector, y este no es la excepción.
Todos tenemos una escalera delante de nosotros, nos dá miedo pisar sus peldaños, tenemos miedo de romperlos y caer al vacío, pero si no la subimos, no podremos llegar a nuestras metas.
un placer reencontrarte.
Un fuerte abrazo