jueves, 27 de octubre de 2011

Un Buda...



Un buda en mi placar
Cantándome historias nevadas,
De sueños y nostalgias de tiempos encontrados…

Una reflexión recobrada
Entre los escombros rotos de una triste aldea,
Que se abre paso a la mente
Para conquistarlo todo…

Una melodía en mi asombro
En el sostén de mi cuerpo,
Que me transita y endúrese
Que me ablanda y disimula…

Un poeta noble
Que sueña ser letra,
Me impregna de palabras
que son magia ante lo que soy..

Y solo veo el todo
Del todo que me envuelve,
Entre letras y placeres
Que un día recobre…

Una flor en mi ventana
Que decora las telarañas de la suciedad,
Pistilos de colores danzando con el viento
El rito de mi pelo…

Hay un buda en mi placar…
Que serena mis días y me canta al hablar…


Hay un motor inexistente
Que condensa mis noches
Y me invita a brillar…

Un estallido profundo
En la voz que me llama,
Una calma ansiada
En la densidad…

Hay un buda en mi placar
Que me incentiva y enciende
En la soledad…
Donde soy más que yo
Donde soy más de lo que creo…
Donde no hay más lejos que el infinito placer
De poder canalizar
Mi individualidad.

Hay un buda en mi placar
Y me invita a soñar.

1 comentario:

JUANSI MAPU dijo...

Me encanta que expreses esa interioridad, esa parte de ti que por unirte a lo infinito te une también a ti misma. Es bueno tener esa noción. No solo nos hace más perceptivos y creativos, sino también nos salva en los tiempos de crisis (bueno supongo que ya sabías esas cosas, pero como quiero comentar algo, te las recuerdo:). Te dejo un super bezoo, hace rato que no pasaba por aca (bueno, supongo también que conoces la problematica del tiempo en las grandes ciudades, no te das ni cuenta como se escurre deprisa:). Muack! <3