domingo, 7 de junio de 2009

Simplemente Dos...



Arrobado delirio de una azul mañana
Te despiertan los pensamientos humedeciendo tu cuerpo de sudor,
Tachas un día más en tu almanaque mental
Dejas caer el albornoz que te cubre y enciendes la ducha.

Percibo la noche acercarse por la ventana
Me adormece el calor del hogar encendido,
Maletas cargadas de ilusión me esperan cercadas a un costado de mi cama
Suelto un suspiro y me reconforto en pensamientos de positivismo pasajero.

Sales apresurado en busca del correo
Tu rostro brilla entre las multitudes aglomeradas,
Te poseen sensaciones difíciles de subestimar
Pero las digieres ligeramente “imaginando” eso que tanto deseas que llegue.

Una noche sin sueños y una mañana apresurada
Avalancha de sensaciones cargadas de matices me llenan de impaciencia,
Las despedidas se tornan largas, pero logro sonreír antes de soltar una lágrima.
Me dirijo hacia las vías de aquel añorado tren
Donde mis sueños serán mi mejor compañero de viaje.

Tus ojos resplandecen al leer lo que una vez fantaseaste leer
Los nervios carcomen tus sesos evaporados por aquel sol,
Eres el hombre más feliz ante cuatro simples palabras:
“estoy viajando para allí”.

El paisaje va mostrando sus mejores colores
El suelo va vibrando bajo mis pies,
Mis manos revisan aquel pasaje y la hora indicada
Dejo pesares y ataduras a un costado del carril
Sonrió por que me estoy sintiendo feliz.

Los días apresuran nuestros corazones tenaces
Tachas alegremente ese postrado almanaque.
Mientras en otro rincón del mundo leo cartas, duermo, y amanezco
En un tren, un avión…esperando encontrar aquel rostro que tantas veces imagine en silencio.

La luz justa entra por el gran ventanal
Dos copas borgoñas en el centro de la mesa,
El sonido de ángeles cantar llegan a nuestros oídos
Frente a frente riéndonos de la distancia nos tomamos de las manos.

Dos ojos observando cada detalle hermoso de tu cuerpo
Dos manos acariciando tantos sueños,
Ahí estas allí estoy, sin tiempo ni edad
Sin mundo que gire, solo nosotros dos.

Felizmente feliz cuando los sueños nos muestran que pueden ser reales.

-0-

(Esperando que sean reales)

2 comentarios:

J.Carlos dijo...

Nuestros sueños, ese barro que le damos forma conscientes o no, esas lineas que trazamos en nuestros días, deseando que lleguen a su final.
Yo también tengo sueños, algunos los he tenido siempre, de encontrar tesoros, islas mágicas, pero llegué a otros lugares, no son malos, pero a veces miro el horizonte y veo lo que siempre busqué, lo que siempre quise, y lo veo lejos, en una tierra inalcanzable, pero no desaparecerá de lo más íntimo de mi mente, por lejos que esté.
Te escribo esto a la una y diez de la madrugada, mañana marcho de viaje y en el último repaso a los blogs, apareció tu entrada, con nada mejor puedo cerrar el día.
Cuidate muchisimo, hasta pronto.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Hola Florencia, gracias por el comentario que me dejaste en el blog. Estoy pasando unos días en Toledo, quizás la ciudad más bella de españa, hacía mucho que no la visitaba, pero es un placer volver.
Recuerdos desde el corazón de España, cuidate mucho y hasta pronto.
Un abrazo