jueves, 24 de febrero de 2011

Éxodo



Silencio, calma
El pasto va creciendo de a poco
Y el cielo se expande
Tal vez escape.

Redención de aquella caja sin fondo
Recorte de un nuevo camino
Que se convierte en rio.

Pajaros perpetuos
Sobrevolando el tajado de los pensamientos,
Numeros sin códigos
Figuras que se desarman…

Perfume a infancia
Tiempos recobrados
Dejavu de algún siglo pasado,
Tal vez regrese.

Enloquecen las campanas
Jaladas por algún loco,
Planean las palomas
Sobre el pasado.

Tus uñas rasguñando alguna cuerda
Que sujeta tu cuerpo,
Que retiene mis manos,
De tu voz.

Rutas sin rumbo
Extraviada brújula,
Besos que regresan
De su fuga.

Se funden las mañanas
Que tiñen el mar,
Se eclipsa el espacio
De soles que no están…

Cuento sin comienzo
Donde navegan peces,
Sin redes
Sin remordimientos…

Un poeta extraviado
En las secuelas de mis cesos,
Un vagabundo apolillando
En el recuerdo de los versos…

Aplausos en un telon que se cierra
Ligera pereza de volver a pensar,
La luna brilla
Y yo abro la puerta.

1 comentario:

J.Carlos dijo...

Muchas ideas, muchas sensaciones que salen de tus palabras.Vas recorriendo diferentes estados, de nostalgias, de futuros, de espectadora curiosa de lo que te rodea.
Éxodo es buscar la tierra prometida, el lugar donde realizar nuestros sueños; se puede buscar y no encontrar, pero peor es quedarnos sin intentar encontrarlo.
Que lo encuentres siempre, y no quede ninguno de tus sueños sin realizar.
Precioso escrito, precioso de verdad.
Cuídate, un abrazo enorme