domingo, 20 de febrero de 2011

Respirar



Queriendo encontrar un espacio infinito
En la eternidad de la ausencia,
Sobrevolando la debilidad
Traspasando las fronteras de los límites.

Oscuridad inmensa
En la memoria que se detiene,
Un espejo roto
En la cavidad más profunda de los ojos.

Melodía perfecta
De tiempos remotos,
Se serena la brújula
Se congela el pensamiento.

Rescate de un cuerpo que cruje
En la tempestad de su peso,
Un arcoíris imaginario
En la escarlata de la sangre.

Volutas de luz
Existiendo,
Desgarre de la voz
Que continúa cantando.

Desgastando los ojos
Habiendo tanto que ver,
Simplemente necesitando
RESPIRAR.

1 comentario:

J.Carlos dijo...

Quizás necesitemos renacer para respirar un aire nuevo, o al respirar con toda intensidad podramos renacer.
Todo lo que nos asusta, acogota, nos disipa, nos ahoga, se puede dejar atrás; necesitamos respirar porque necesitamos vivir plenamente y no axfisiados por el peso de lo que nos rodea.
Si pasas por mi blog, verás que lo he cerrado; como explico era un proyecto agotado y mis circustancias personales de ahora tampoco me animaban a continuar con el. pero de lo único que no quiero desprenderme es de la gente maravillosa y especial que he conocido, especialmente de ti, una de mis imprescindibles.
Seguramente, me conozco, no tardaré en hacer un espcio nuevo, pero mientras tanto seguiré visitando los lugares amigos y dejando mis torpes palabras, y por supuesto, en el tuyo por encima de todos.
Valés mucho, eres distinta, tienes ese don que Dios da a muy pocas personas: talento, personalidad, sensibilidad.
Un fuerte abrazo y nos leemos