viernes, 15 de mayo de 2009

Tu Presencia Del Delito


Urgencia de olvidar lo recordado
Necesidad de recordar lo olvidado
Estoy al borde del silencio
Ahogando voces y sabores amargos.

Te personificas con la presencia del delito
Me arrastro hasta la guarida de mi aura
No distingues mi figura en la borrasca de la noche
Tal vez me imagines cerca cuando te des cuenta que me tienes lejos.

Trastornas mi capacidad de resolución
Me irritas con promesas ya prometidas,
Deshazte de tu cámara de oxigeno
Y arregla los trastos viejos del corazón.

No puedo oír tu voz tan lejana que suplica contención,
Las marañas de mis ojos no me dejan ver
Tus cambios engendrados que irradian amparo
Tan solo déjame estar un momento a solas.

Has perdido el valor de venganza
Y odias la condición del perdón,
Escápate de tu celda interior y deja libre a tu pasado
Ya no pertenezco a ese tiempo deberías aceptarlo.

Vas carcomiendo de a poco mis razones
Te entristece saber que no tolero más discusiones,
Ganar o perder tendrá el mismo significado cuando veas que estas equivocado.

Quieres reparar lo devastado
Y persigues sin previa meditación los fantasmas de un tiempo ya lejano,
Siempre he escuchado tu misma canción repetirse en mis desilusiones gastadas
Me obligas a sentir este miedo hacia ti.

No podría continuar atrapada en la persecución de mentiras despiadadas
Ya no hay terrores capaces de decidir por mí,
Tus juegos psicópatas una vez más vuelven a elegir.









(Y hoy estamos tan cerca, y nos sentimos tan lejos)

1 comentario:

J.Carlos dijo...

Hola Florencia, El otro día me preguntabas si tendrías los antídotos necesarios, tus palabras me dicen que si. No se el grado de tu vida que expones en tus poemas, pero esa fuerza que muestran tus escritos sale de tu interior, aprovéchala, no la pierdas.
Hablablas de la supuesta magia de mis escritos, te lo agradezco de verdad, pero creo que no es para tanto, sobre todo si me comparo contigo; tu atrapas, veo fluir tu sangre en cada línea, espero tus poemas con verdadero interes, sabiendo que nunca defraudas, nunca.
Perdón por lo largo del comentario, Hasta pronto, sigo en la esquina del tiempo.
Saludos