sábado, 25 de julio de 2009

Perfección Divina




Medias negras de encaje sutil
Mi risa loca desganada en tus silencios,
Uñas rojas rasgando suavemente los huesos
Que sostienen el perfecto equilibrio de tu cuerpo…

Noche volcada de abismos
Cegada de excesos,
Derritiendo distancias
Congelando el tiempo.

Melodía resentida de algún cretino obsesivo
Acompañado por el acordeón de un ciego,
Mágico sentido auditivo
Aumenta el caos de nuestros pensamientos.

Eclipse ocular de tus ojos verdosos
Suspiros que se convierten en perfectos mensajes secretos,
Desajusto el color de tus comisuras
Mordiendo tus reliquias favoritas.

Personificas quien siempre soñé ver
Lenguaje desgastado
Que te excita y me contrae
En la perfección divina del placer.

vaho blanco
En el rellano de una alfombra limpia,
Colección de colores y sabores
Que se petrifican intactos al vuelo de nuestra imaginación.

Bonita expresión simbólica
De tu cuerpo junto al mío
Lo que quiero es que enloquezcamos sin medidas

Suave.

Suave.

Un Amor Suave.

----0----

1 comentario:

J.Carlos dijo...

Hola Florencia, un amor suave; un amor de recorridos a ciegas explorando los sentidos y las formas; un amor de búsqueda de lo soñado, de lo proyectado, de lo deseado; una fusión física y espiritual de dos átomos perdidos, que se juntan para crear y no destruir; anclarte a un cuerpo para vivirlo y revivirte, no sólo para gozar, sino más importante, para que no quede un milímetro de tu vida, sin el rastro de quien ha dado sentido a tus días.
Perdona, me he dejado llevar por tu escrito, maravilloso e inspirador como todos; suave, amor suave...
Gracias por el regalo de tus palabras, de tu presencia, por ese aire fresco que siento en cada uno de tus textos; muchas gracias y cuídate mucho.
Un abrazo