lunes, 27 de julio de 2009

Payaso


Una mesa platinada en una alcoba subterránea
Reunión de payasos locos
Apostando a la risa peor
Bebiendo el sabor tibio del vacío.

Kilometraje roto cayendo en la pared
Polvo diluido en un frasco de vidrio
Rincón recóndito cegado por luces imaginarias
Desprovistas de alguien con alma.

Llantos que dejaron de serlo
Risas que olvidaron hacerlo,
Muñecas abandonadas
Y títeres escondidos…

Un camino sin fin
Una rueda sin girar
El desastre del caos evaporándose
El martirio de ordenar lo que se fue.

Reposo de lenguas desgastadas
Amuletos de ferretería barata
Abriles despiadados
Intrincados en recuerdos recobrados.

Malabarista de sueños remotos
Rearmando espejismos creíbles,
Galera de sorpresas invisibles
En el estomago de un mago descreído.

Decisiones enmudecidas
Del mentor de las sonrisas,
Una gota bajo las plumas
Despidiendo a un posible amor.

Cínico suelo se hunde
Resentidas paredes se ensanchan
Una silla desocupada
Meciéndose en la ira del tiempo.

Llantos que dejaron de serlo
Risas que olvidaron hacerlo,
Reunión de payasos locos
Apostando a quien ríe mejor.

1 comentario:

J.Carlos dijo...

Hola Florencia, no había podido dejarte un comentario, ganas no me faltaban; el día que falten será que estoy muy mal.
Todos tenemos que representar muchas veces el papel del payaso, aunque estemos tristes y desganados por dentro,tenemos que lucir la mejor de nuestras sonrisas; nuestro entorno, la sociedad, no nos permite un momento de flaqueza, tenemos que estar radiantes para representar nuestro papel.
Eso es parte de la esquizofrenia en la que vivimos muchas veces, no somos dueños ni de nuestras emociones.
Un placer visitar tu blog; tan especial, único, distinto, acogedor.
Un fuerte abrazo